viernes, 22 de junio de 2012

Dónde

 Dónde





Dónde

Quién sabe dónde van a parar las mañanas con lluvia gris, 
y las tardes con el sol  cansado, 
y las noches esfumadas en nubes blancas, 
y los días que pasan sin decir nada.
Quién sabe qué será del humo que se arrastra por el cielo, 
de las pálidas tormentas de verano, 
de las hojas perennes de los árboles (aburridas de su eternidad), 
y de todo aquello que estoy viendo al través de la ventana sucia, 
impregnada del polvo de los días, 
que me comunica e incomunica con el mundo exterior.
Lo que veo son reflejos, estímulos en mi nervio óptico...
quién sabe si existe lo que veo.
Dónde irán a parar aquellas voces que aúllan de dolor 

porque las alcanza la lluvia, 
aquellas piernas que corren desnudas y dan vuelta en la esquina, 
aquellos cabellos que empapados se sacuden la vida de encima.
...Llueve tan cansadamente que la mañana se parece a mí: 
está agotada de respirar el aire húmedo 
y expulsarlo en diminutas gotitas viajeras 
que como ángeles descienden de los cielos, 
agotada de inhalar y expirar las palabras absurdas.
Tal vez será que no importa para nada dónde van las cosas a parar,
a fin de cuentas el final es siempre el mismo y tarde o temprano pisamos
el borde entre ser y no ser.
Llueve, y es afuera como adentro.




©Paula Cruz




19 comentarios:

  1. entre palabras la armoniosa
    sensación de lluvia (esa musa nostalgiosa)
    saludos desde la Costa de Oro

    ResponderEliminar
  2. Hola Paula, visitando blog de amigos a bordo de mi Somorgujo Asombrado entré a tu sitio, y encontre una pluma que se desliza bellamente sobre las palabras, con cuantas preguntas que tantas veces nos hacemos y tan bién las desparramas en versos. Deje mi huella para poder encontrar el camino y volver, siempre que me lo permitas.

    Un gran saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola Paula ,bonitas palabras y bien expresadas enhorabuena.Me he querido hacer seguigora y no me deja , lo volveré a intentar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Que importa a donde van ahora, si al final todos terminara en el mismo lugar bellamente escrito saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lo importante es que no te quedes ahi dentro observando como pasan las tormentas, las lluvias y lo que vean tus ojos... Lo importante siempre esta a la espera de que tu vayas a a tormarlo, yo desde aqui te estoy siguiendo, quiero que me hagas participe de tu vida, nadie mas que nosotros los escritores sabemos como acercarnos hacia los demas, las palabras y la poesia es un gran comienzo,,,, besos y aqui estoy para ti..

    ResponderEliminar
  6. Quién sabe dónde van a parar las mañanas con lluvia gris,
    y las tardes con el sol cansado,
    y las noches esfumadas en nubes blancas,
    y los días que pasan sin decir nada.

    Me encanto y me pregunte dónde van? y la respuesta siempre fue igual

    besos de esta Lunna Gris que no te olvida..

    ResponderEliminar
  7. Hola Paula, muy lindo tu poema. Me gustan más las mañanas con lluvía gris que una tarde de sol.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. He llegado por primera vez a tu blog y me he maravillado por ello porque he encontrado una poesía de muy buena calidad, muy bien lograda y con un manejo exquisito del idioma. A manera de comentario para el poema "Dónde" que publicas dejo el poema del poeta colombiano Porfirio Barba Jacob.

    CANCIÓN DE LA VIDA PROFUNDA

    Hay días en que somos tan móviles, tan móviles,
    como las leves briznas al viento y al azar...
    Tal vez bajo otro cielo la Gloria nos sonría...
    La vida es clara, undívaga y abierta como un mar...

    Y hay días en que somos tan fértiles, tan fértiles,
    como en Abril el campo, que tiembla de pasión;
    bajo el influjo próvido de espirituales lluvias,
    el alma está brotando florestas de ilusión.

    Y hay días en que somos tan sórdidos, tan sórdidos,
    como la entraña obscura de obscuro pedernal;
    la noche nos sorprende, con sus profusas lámparas,
    en rútilas monedas tasando el bien y el mal.

    Y hay días en que somos tan plácidos, tan plácidos...
    -¡niñez en el crepúsculo! ¡lagunas de zafir! -
    que un verso, un trino, un monte, un pájaro que cruza,
    ¡y hasta las propias penas! nos hacen sonreír...

    Y hay días en que somos tan lúbricos, tan lúbricos,
    que nos depara en vano su carne la mujer;
    tras de ceñir un talle y acariciar un seno,
    la redondez de un fruto nos vuelve a estremecer.

    Y hay días en que somos tan lúgubres, tan lúgubres,
    como en las noches lúgubres el llanto del pinar:
    el alma gime entonces bajo el dolor del mundo,
    y acaso ni Dios mismo nos pueda consolar.

    Mas hay también ¡oh Tierra! un día... un día... un día...
    en que levamos anclas para jamás volver;
    un día en que discurren vientos ineluctables...
    ¡Un día en que ya nadie nos puede retener!

    Saludos desde Suecia.

    ResponderEliminar
  9. Extraordinario poema.¡Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bonito poema¡ Saludos desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué grata sorpresa recalar en tus aguas! Te pido disculpas por no haberme dado cuenta de tu presencia en mi blog hasta ahora. Cuenta que a partir de ahora, ya soy tu seguidora.
    "Dónde" me trae imágenes de momentos vividos y preguntas que siempre flotan en mi mente...
    Deslizas versos repletos de sensaciones, de sentimientos y de dudas que conforman el modo en que se convierte a veces nuestro pasar por la vida.
    Me encantó. Leí algunos más, pero ahora ya es tardísimo para seguir comentando. Seguiré haciéndolo.
    Discúlpame de nuevo y un abrazo en la madrugada.

    ResponderEliminar
  12. Hola, además de que me ha gustado mucho tu poema, te mando un saludo desde Madrid

    ResponderEliminar
  13. Hermoso escrito, me ha encantado disfrutar de tus letras y conocer tu espacio, te sigo desde ahora.
    Gracias por tu visita a mi blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Sí la vida pasa deprisa, tanto que no tienes respuestas para todos los anhelos y ansias que quedaron atrás. ¿Es bueno hacerse preguntas? ¡Quién sabe! La mirada que dedicamos a la vida que dejamos atrás quizás no sea más que otra piedra en el camino, un freno a la ilusión: la de estar vivos. Estupendo poema. Gracias por ello. Salu2.

    ResponderEliminar
  15. me gusto tu blog y tus escritos, seguire visitandote!!!

    ResponderEliminar
  16. Estimada Paula, muy bello poema y reflexivo a la vez. Me ha gustado tu blog, y si me lo permites seguiré tus pasos.

    Abrazos desde El Salvador.

    ResponderEliminar
  17. precioso poema y precioso blog, a veces es bueno que llueva en nuestro interior, incluso se agradece no tener respuesta a todo. saludos

    ResponderEliminar
  18. Te deseo una Feliz Navidad.

    Te mando un beso madrileño

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado... Todo es precioso.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Te agradezco tu comentario, tu opinión me interesa.

Tódo para el blog